Centrales sindicales inician plan de lucha

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feathersindicalista 3

Como muestra de inconformidad con la resolución el gobierno y los empresarios que dispuso un aumento salarial de 14% al salario mínimo, el sector sindical anunció este viernes el rompimiento de todo tipo de diálogo y calificó la medida como una amenaza la paz laboral de la nación.

Asimismo, las centrales sindicales entienden que la actuación de imponer una tarifa de un reajuste de 14%, constituye un resquebrajamiento  al tripartismo en el país.

En tal sentido, Jacobo Ramos, presidente la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), Rafael (Pepe) Abreu, de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS) y Gabriel del Río Doñé, secretario general la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), anunciaron en rueda de prensa llevar a efecto una serie de acciones como repudio a la medida.

Ramos, actuando como voceros de los obreros, señaló que abandonarán el diálogo tripartito que se lleva a cabo  con la mediación de la Rectoría de INTEC con miras a la reforma del Código Laboral.

Explicó que con esto dejan sin efecto los acuerdos que hasta el momento habían consensuado; que no continuarán las discusiones sobre los contenidos  contractuales y económicos existentes en el Código de Trabajo en revisión.

Además dijo “Nos retiramos de todos los mecanismos tripartitos en los que el Movimiento Sindical participa, entiéndase: Consejo Nacional de Seguridad Social, INFOTEP,  Instituto Dominicano de Seguros Sociales y el Consejo Consultivo del Trabajo”.

Conforme lo planteó el sindicalista, el retiro de dichos organismos tiene que ver con la falta de confianza creada por la decisión “unilateral” del Gobierno y los patronos, definiendo un incremento salarial que no compensa la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.

El asunto, según lo dejó claro, será llevado a organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en cuyo escenario será denunciado el “atropello” en que incurrió el Comité Nacional de Salarios en contra de la clase trabajadora.

Al respecto, Pepe Abreu afirmó que estas son acciones contundentes, cuyos resultados afectarían el proceso y la armonía entre los sectores productivos nacionales.

“Por esas medidas que hoy anunciamos aquí se está temblando, tanto en el sector empresarial como en el gobierno, estas no son acciones inocentes; mucha gente aquí cree que acciones son solamente las violentas, nosotros consideramos que el efecto de las acciones está en su justeza y en el impacto que causen”, manifestó.

En ese sentido detalló “Paralizar el Consejo de la Seguridad Social, paralizar el Consejo de Infotep, paralizar el Consejo del Seguro Social, paralizar el Consejo Consultivo del Trabajo, desconocer por completo las negociaciones que han habido sobre el Código Laboral, son acciones contundentes que además estarán acompañadas de denuncias en el  escenario internacional”.

En tanto que el secretario general de la CASC, Del Río, anunció que coordinarán acciones con los movimientos campesinos, populares, sociales y  profesionales, a fin de llevar a cabo las acciones correspondientes a cada caso.

Subrayó que las riquezas que anuncia con bombo y platillos el Banco Central, parte de esa bonanza que se ganan los empresarios, deben repartirlas a sus trabajadores pagando sueldos dignos y justos.

FUENTE

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather