Sin procesiones ni feligreses en el Día de la Altagracia

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather

Santo Domingo, RD

 Ayer 21 de enero, no solo fue atípico al no permitir la llegada de feligreses al inte­rior de la basílica Nuestra Señora de la Altagracia, si­no por el operativo preven­tivo montado por las auto­ridades y la forma en que el obispo Jesús Marte tro­nó contra la corrupción en la homilía pronunciada en honor a la Virgen de la Al­tagracia.

Las autoridades ecle­siásticas exhortaron a los feligreses a seguir desde sus hogares, por los medios de comunicación y redes so­ciales, la celebración del Día de la Virgen de la Altagracia.

Pese a que se había avi­sado en varias ocasiones el cierre de la basílica para es­ta fecha conmemorativa de­bido a la pandemia, feligre­ses trataron de penetrar al interior del templo, alegan­do que llegaron desde Santo Domingo, Santiago, La Ve­ga, Haití y otras poblaciones y países.

Sin embargo, les fue im­pedido por personal de segu­ridad apostado dentro de la basílica, reforzado por agen­tes del Ejército Dominicano que se colocaron en su frente.

Asimismo, agentes de la Dirección General de Segu­ridad del Transporte Terres­tre (Digesset), se apostaron en lugares claves, para evi­tar accidentes, tanto en las áreas frontales de la basílica, como en la ruta de la Auto­vía del Este, desde Santo Do­mingo y vía Bávaro.

Ataca la corrupción

El obispo de la diócesis de La Altagracia, monseñor Je­sús Castro Marte, denunció los hechos de corrupción, la falta de unidad, el afán egoísta del poder, al tiempo que imploró a la Virgen de la Altagracia ayuda para cam­biar esa realidad y encami­nar al pueblo dominicano por los valores, la unidad, la justicia y la coherencia.

La basílica de Higüey es­tuvo este año cerrada y no hubo ceremonias en honor de la Madre Protectora del pueblo dominicano, ya que las autoridades de la iglesia Católica acogieron las dispo­siciones de las autoridades de Salud Pública de confi­namiento y distanciamiento social debido a la pandemia del Covid-19.

El obispo Castro Mar­te destacó que las activida­des eclesiásticas se celebra­ron de forma virtual por una red de estaciones de radio y televisión. Mientras feligre­ses manifestaron pena y nos­talgia por no celebrar, como tradicionalmente se hace, el 21 de enero, dedicado a la Virgen de la Altagracia.

Martha Feliú Caraballo, directora provincial de la Mujer, reconocida devota ca­tólica, lamentó la situación, así como Pablo Avila, exregi­dor y ligado por años a la ce­lebración, pidió a la Virgen para que su amor y fe, pro­picien el final de esta pan­demia y para que en ningu­na otra ocasión, ocurra lo de este año.

En Santo Domingo

Sin procesión y con una can­tidad limitada de feligreses permitidos, el Santuario Ar­quidiocesano Nuestra Seño­ra de la Altagracia, celebró ayer cuatro misas para con­memorar el Día de la Virgen de la Altagracia.

Según explicó uno de los asistentes del sacerdote, an­te las limitaciones impues­tas por el Gobierno, dada la pandemia del Covid-19, só­lo tenían permitido ingresar un máximo de 150 personas a la iglesia.

No obstante, comentó que para poder recibir la mayor cantidad de feligreses den­tro de la iglesia, se celebra­ron cuatro misas, dos en la mañana (7:00 y 10:00) y las restantes en la tarde (12:00 y 4:00).

Todas las misas celebra­das, coparon la iglesia, inclu­sive, faltando una hora pa­ra el inicio de la misa de las 10:00 de la mañana, la es­tructura religiosa ya estaba al tope de capacidad y aún así habían personas hacien­do fila para intentar ingresar al culto.

A pesar de esto, una vez iniciada la celebración, y aun con personas afuera, la iglesia colocó parlantes en un balcón en su segundo pi­so para que las feligreses de afuera pudieran escuchar la misa.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather