Autoridades rechazan Boca Chica tenga sus aguas contaminadas

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather

El director general del hospital público del municipio de Boca Chica, Casimiro Calcagno, dijo que no han tenido en los últimos meses brotes de enfermedades gastrointestinales o de otras que puedan ser causadas por heces fecales.

Sostuvo que los ingresos y consultas se realizan de manera normal a excepción de los conocidos aumentos de casos de COVID-19 que se han producido en algunos meses.

Las declaraciones del director del centro de salud se solicitaron ante la denuncia del director ejecutivo del Gabinete del Sector Agua, Giberto Reynoso, quien alertó del flujo de aguas residuales que llegan a la playa cargadas de heces fecales por no tratarse antes.

La reacción a las declaraciones de Reynoso se produjo también de parte del alcalde de Boca Chica, Fermín Brito Rincón, que las refutó. Aseguró a Diario Libre que desde hace nueve años se ha venido reduciendo la contaminación de las aguas del municipio y aseguró que la playa es segura y que así lo han demostrado, según él, estudios del Ministerio de Salud Pública. De acuerdo con el alcalde, las respuestas a los periodistas de Gilberto Reynoso “fueron tomadas fuera de contexto”.

En un video enviado a este medio, el alcalde aprovechó para abogar para que se concrete la construcción de un alcantarillado sanitario no solo en Boca Chica sino también en toda la región Este para continuar mejorando el agua en los polos turísticos.

En el municipio no hay un alcantarillado sanitario, pero sí una planta de tratamiento donde están conectados los hoteles, se informó desde la Alcaldía. La planta de tratamiento es de la Corporación de Acueducto de Boca Chica, ubicada a tres kilómetros del casco turístico, cerca del puerto Multimodal Caucedo.

El director del Gabinete del Sector Agua reveló que la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. analizó que todo el bañista que va a esa playa “se pone en contacto por lo menos con dos kilos de materia fecal”.

Explicó que la alta contaminación se debe a que las aguas residuales de las provincias de San Pedro de Macorís, La Altagracia, El Seibo y Hato Mayor, cuyas plantas de tratamiento dejaron de funcionar, se mueven por los ríos Soco e Higuamo y llegan al litoral del Caribe hasta “una laguna natural que es Boca Chica”.

El presidente del Cluster Turístico de Boca Chica, Manuel Coppoi, dijo que Reynoso exageró la situación del municipio. Sostuvo que ciertamente su población ha crecido bastante, lo que demanda más inversiones en el sistema de alcantarillado y acueducto del polo turístico, “pero de ahí a decir que si te bañas en la playa es similar a colocarse dos kilos de heces fecales es una exageración”.

“Contrario a las informaciones vertidas, en los últimos nueve años se han ido reduciendo paulatinamente los niveles de contaminación”

  • Fermín Brito Alcade de Boca Chica

Visitantes se dan chapuzón

Bañistas entrevistados dijeron que escucharon la denuncia del director ejecutivo del Gabinete del Sector Agua, pero que acudieron a Boca Chica porque no creen que sus aguas estén tan contaminadas. “No la vemos contaminada, la vemos bonita y limpia internamente”, dijo María Alcántara, quien disfrutaba de la tarde acompañando a familiares que se daban un chapuzón en la popular playa. Lo mismo considera Cintia Quezada, quien calificó como una “mentira” lo dicho por Reynoso.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather