A la Nueva Victoria llevarán primero a presos condenados

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather

Santo Domingo, RD

 Tras el anuncio de que el pre­sidente Danilo Medina inau­gurará el próximo lunes el Centro de Corrección y Re­habilitación La Victoria, en la vieja cárcel se está haciendo un levantamiento de los pre­sos condenados para ser los primeros en ser llevados al complejo penitenciario.

Empero, se desconoce cuándo serán trasladados los presos preventivos. En el recinto carcelario guar­dan prisión en la actualidad un total de 7,136 internos.

El nuevo penal está ubi­cado en el sector Las Parras, municipio Guerra, en la provincia Santo Domingo.

Algunos de los familia­res de los presos allí consi­deran que el traslado de los reos a La Nueva Victoria, en Guerra, ha sido lo mejor porque les queda más cer­ca; sin embargo, otros ale­gan que les queda muy re­tirado y que tendrán que disponer de más dinero pa­ra visitar a sus familiares.

El sustento

Domingo de la Rosa se le­vanta primero que el sol y con una taza de café le da la bienvenida a la mañana.

Se despierta a las 5:00 de la madrugada todos los días a preparar desayuno para vender a las personas que visitan a los internos de la Penitenciaria Nacional de La Victoria y así ganar el sustento de su familia.

A sus 70 años de edad, Domingo, con 30 años ven­diendo en el lugar y viendo pasar todo tipo de motines en el recinto penitenciario, dice perder la esperanza de seguir ganando el sustento de su familia, con el trasla­do de los internos de La Vic­toria, al Centro de Correc­ción y Rehabilitación en el municipio Guerra.

Con mascarilla pues­ta, Domingo contó varias anécdotas de todo lo que ha vivido debajo del ár­bol donde vende desayuno y de los generales que co­mandaron el recinto carce­lario inaugurado el 16 de agosto de 1952 en medio del interés oficial de mos­trar, especialmente ante los organismos internaciona­les, un cambio en la política relativa a los derechos hu­manos durante el régimen de Trujillo.

Con voz entrecortada solo atinaba a decir que “ahora no sé qué pasará conmigo y con las demás personas que se buscan el sustento vendiendo en los alrededores del penal y otros haciendo mandados”. Tras señalar un colmado justo frente a la cárcel y ex­clamar: “tú ves, ese tam­bién se jodió”.

A su entender, en el te­rreno que ocupa actual­mente la cárcel se debe ins­talar una zona franca como una forma de mitigar el im­pacto del traslado del recin­to penitenciario previsto el próximo lunes.

“Nosotros necesitamos generar empleos, y una zo­na franca beneficiaría a mi­les de familias de La Victo­ria”, añadió.

Mientras el frente del recinto carcelario luce so­litario y ya no se observa la gran cantidad de perso­nas que iban a vender di­versos productos, debido a la prohibición de visitas por el nuevo coronavirus y el inminente traslado del penal.

El señor José Pérez, quien tiene un puesto de frutas, asegura que la ven­ta ya no es la misma y que las visitas han ido disminu­yendo ante el anuncio de que a partir del lunes ya los presos serán trasladados a su nuevo “hogar”, narran­do que se ganaba más de mil pesos diarios.

“Será un golpe fuerte el traslado de La Victoria  porque en verdad esa cár­cel es como la zona franca de aquí, una fuente de in­gresos para los residentes”, acotó.

Uno de los niños que se gana la vida cuidando vehí­culos y haciendo mandados comentó que tan pronto se produzca el traslado de los internos a la Nueva Victo­ria, la situación para ellos no será igual. En ese mo­mento se aisló del grupo de niños y contó, entre papele­tas y menudo, 1,000 pesos, diciendo que le fue bien.

En ese instante un con­ductor de una yipeta Mer­cedes Benz, que salía del parqueo de la cárcel, donde visitaba a un implicado de un caso de narcotráfico, fue rodeado por el grupo, subió al vehículo, bajó el cristal y les entregó una dádiva.

Nuevo complejo

La Nueva Victoria es un complejo penitencia­rio de 12 módulos, obra que está bajo la respon­sabilidad de la ingenie­ra Jenny Marte y que se construye en un terre­no de aproximadamente 6,407,083.00 metros.

Es la construcción más significativa y de mayor im­pacto dentro del Plan de Humanización del Siste­ma Penitenciario que lleva a cabo la Procuraduría Ge­neral de la República, con el propósito de terminar con el hacinamiento en las cárceles dominicanas y evi­tar que estas sean centros de operaciones de la delin­cuencia.

La nueva estructura dis­pondrá de celdas de alo­jamiento, conyugales, de reflexión y de máxima se­guridad, con espacios para actividades educativas y ta­lleres de producción agríco­la e industrial, producción de peces y miel, y programa de reciclaje, dentro de las terapias ocupacionales y de los programas orientados a la rehabilitación y reinser­ción social.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather