Haddad obtiene apoyo de casi toda la izquierda para segunda vuelta en Brasil

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather

EFE
Brasilia

El socialista Fernando Haddad, que disputará la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil el 28 de octubre próximo frente al ultraderechista Jair Bolsonaro, consiguió atraer el apoyo de prácticamente toda la izquierda brasileña para el balotaje.

Bolsonaro, que obtuvo el 46,03 % de los votos en la primera vuelta, tendrá que dirimir la Presidencia en el balotaje con Haddad, que recibió el 29,28 %, ya que ninguno de los candidatos obtuvo más de la mitad de los sufragios el domingo.

Haddad, el sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT), recibió este miércoles el apoyo, aunque “crítico”, del Partido Democrático Laborista (PDT), la formación que postuló a Ciro Gomes, que fue el tercer candidato más votado el domingo, con el 12,47 % de los sufragios.

El exministro de Educación de Lula ya había recibido la víspera el apoyo incondicional para la segunda vuelta del Partido Socialista Brasileño (PSB) y del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), la formación que postuló a la Presidencia al líder de los Sin Techo, Guilherme Boulos, que sólo recibió un 0,58 % de los votos en la primera vuelta.

El candidato del PT, además, cuenta con el respaldo del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), un viejo aliado y al que pertenece la compañera de fórmula de Haddad como candidata a vicepresidente, Manuela d’Ávila.

El único de los grandes partidos de izquierda que hasta ahora no ha manifestado su apoyo al socialista es la Rede Sustentabilidade, la formación fundada por la ecologista Marina Silva, exministra de Medio Ambiente de Lula y que sólo consiguió el 1,0 % de los votos.

Los dirigentes de esta formación tienen previsto reunirse en la noche de este miércoles pero ya anticiparon que vetarán el voto en Bolsonaro, por lo que recomendarán a Haddad o el voto en blanco.

Pero el apoyo del PDT a Haddad, como explicaron sus dirigentes, no fue un cheque en blanco, ya que los laboristas están más preocupados con una posible victoria de Bolsonaro, polémico por ser defensor de la dictadura militar (1964-1985) y por sus declaraciones de tinte racista, machista y homófobo.

“La Ejecutiva Nacional del PDT declara su apoyo crítico a la candidatura de Haddad para evitar la victoria de las fuerzas más reaccionarias y atrasadas de Brasil y el derrocamiento de la democracia”, señaló el partido en un comunicado.

“Nosotros ya sufrimos el (golpe militar) de 1964. Somos hijos y nietos de la dictadura. No olvidamos esa memoria y ese es el riesgo que queremos prevenir”, explicó el presidente del PDT, Carlos Lupi.

Los laboristas aclararon que su apoyo será “crítico”, ya que el PDT no integrará la coordinación de la campaña de Haddad; no hará demandas de propuestas y no formará parte del Gobierno del petista si es elegido. El presidente del partido negó también que Ciro Gomes vaya a subir en el estrado del candidato del PT.

En la distribución de apoyos para la segunda vuelta, Haddad ha sido el más beneficiado ya que Bolsonaro tan sólo ha recibido hasta ahora el respaldo del Partido Laborista Brasileño (PTB), una formación salpicada por numerosos escándalos de corrupción.

La mayoría de los partidos ha preferido anunciar su neutralidad en la segunda vuelta, tras aclarar que no apoya las propuestas ni del polémico ultraderechista ni las del PT, una formación duramente cuestionada por la sucesión de escándalos de corrupción que ha protagonizado en los últimos años.

Tan sólo este miércoles, cinco partidos anunciaron neutralidad: Demócratas, Partido de la República (PR), Partido Republicano Brasileño (PRB), Partido Popular Socialista (PPS) y Podemos.

La mayoría de estas formaciones formaba parte de la coalición que postuló como candidato a Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y que en las elecciones del domingo quedó en cuarto lugar, con un 4,6 % de los votos.

El propio PSDB, uno de los partidos más tradicionales de Brasil y que gobernó el país entre 1995 y 2002 con Fernando Henrique Cardoso, anunció el martes su decisión de permanecer neutro.

El Partido Popular Socialistas (PPS), a través de su presidente, Roberto Freire, afirmó que esa formación será opositora de cualquiera que venza las elecciones ya que los dos proyectos de Gobierno en disputa “coquetean con dictaduras”.

El martes ya habían anunciado su neutralidad el Partido Progresistas (PP), que tendrá la tercera mayor minoría en la Cámara Baja con 37 diputados, así como la Democracia Cristiana (DC), y el partido Novo, que tenía como candidato presidencial al empresario Joao Amoedo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather