La sensibilidad y resistencia a la insulina

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather

Juan Carlos Simó
Santo Domingo

Cuando hablamos de insulina, normalmente la relacionamos con un tema de diabetes. Sin embargo, conocer el funcionamiento e importancia de la insulina en nuestro cuerpo nos permite hacer decisiones más inteligentes en nuestro día a día que repercuten en nuestra salud y hasta en nuestra estética.

¿Qué es la insulina y qué importancia tiene en nuestra salud?  El metabolismo se divide en anabolismo y catabolismo. El anabolismo es construir de cosas simples estructuras más complejas.

El catabolismo es tomar una estructura compleja y destruirla o degradarla a estructuras mucho más simples.

Es como, por ejemplo, cuando decimos que tenemos ladrillos o blocks para construir una pared.

Al construir la pared estamos en un estado de anabolismo, cuando tomamos esa pared y empezamos a romperla y otra vez a quitarle sus ladrillos o blocks, estamos en un proceso de catabolismo.

Entonces, para entender: la insulina es una hormona anabólica.

Quiere decir que cuando usted come esa sustancia que entra al cuerpo como la glucosa, los aminoácidos y otras cosas, la insulina se va a encargar de tomar todas esas herramientas, digamos así, de construcción, y distribuirlas en nuestro cuerpo para producir más tejidos nuevos, tejido muscular, reservas energéticas y la glucosa o glucógeno, entre otras funciones muy importantes.

¿Qué es la sensibilidad a la insulina? Cada vez que usted come, especialmente cuando son carbohidratos, libera estas hormonas, que se producen en el páncreas. Esta hormona entra al torrente sanguíneo, recoge rápidamente los nutrientes de los alimentos y los distribuye. Este es el estado ideal.

Cuando tenemos una sensibilidad quiere decir que esta hormona, una vez recoge todas estas cosas que están en la sangre, va encontrar a nivel celular que estas células le están dando la bienvenida para que transporte los nutrientes dentro de las células.

En pocas palabras, la insulina es el señor que recoge los paquetes y los distribuye a sus destinos, lo que va a permitir que sea sensible que el destino esté abierto para que pueda entregar el paquete a su destinatario final.

¿Qué es la resistencia a la insulina? Resistencia es un estado donde por múltiples factores metabólicos estos tejidos que usualmente le dan la bienvenida a la insulina crean una resistencia o se niegan a recibir esta hormona.

Entonces, cuando comemos o producimos glucosa o comemos alimentos que se convierten con facilidad en azúcar, vamos a tener una respuesta a la insulina.

La insulina a la vez está en la sangre, junto con esta glucosa, pero no encuentra cómo llevarla o sacarla de la sangre a los tejidos periféricos. Cuando estamos en estas condiciones, estamos en un estado de resistencia a esta hormona.

¿Qué importancia tienen estos estados en un proceso de transformación de estilo de vida? Una persona que tenga ligeramente resistencia a la insulina quiere decir que, en ayunas, tanto su glucosa como su insulina estén ligeramente elevados, va a ser muy difícil que el cuerpo aún perdiendo peso pueda perder grasa, porque la insulina es prácticamente la hormona que va a permitir que estos depósitos de grasa puedan liberar la reserva de triglicéridos o puedan almacenar más triglicéridos.

Cuando la insulina está muy elevada el mensaje que da a nivel de los tejidos grasos es el siguiente: por favor, ven, alimenta más mi tejido graso. Quiere decir que los triglicéridos que están en la sangre van entrar mucho más rápido a fomentar más la proliferación de grasa subcutánea.

Cuando la insulina está bajita en ayunas y hacemos por ejemplo actividades deportivas, caminar o cualquier otro ejercicio, el hecho de que esté bajita indica que hay déficit energético; por lo tanto, el cuerpo humano, una vez sienta que la glucosa tanto como la insulina están un poco bajos en niveles normales idóneos, va a comenzar a soltar sus reservas de triglicéridos a nivel de tejido adiposo.

¿Qué genera la resistencia a la insulina? Uno de los factores que puedo ver más comunes que pueden llevar a esta condición es descansar de forma inapropiada, así como el exceso de ejercicios y exceso de estrés. ¿Por qué? Porque cuando tenemos exceso de ejercicios o no dormimos correctamente vamos a producir una cantidad de hormonas que se llama cortisol.

El cortisol va a producir energía, quiere decir que va a buscar la manera de crear azúcar.

Cuando usted crea azúcar, aunque sea sin haber comido, va a tener respuestas a la insulina, pero también el cortisol tiende a degradar y destruir el tejido muscular. Quiere decir que el músculo no quiere recibir reservas energéticas.

Los factores de estilo de vida que van a incidir en tener un estado de resistencia son no dormir, exceso de ejercicios y consumir alimentos procesados, esto va a crear inclusive inflamación.

JUAN CARLOS SIMÓ, COACH

Especialista en rehabilitación funcional, nutrición para transformación estética y prevención de enfermedades; entrenador de la fuerza y transformaciones de estilos de vida.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather