Conocimiento de RCP es elemental ante una parada cardiaca

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather

Ante una parada cardiaca o muerte súbita, los primeros minutos son determinantes en la supervivencia del paciente, pues una oportuna reanimación cardiopulmonar (RCP) eleva las probabilidades de mantener a la persona con vida mientras llega ayuda médica.

Elaine Núñez, cardióloga y electrofisióloga de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), dice que las técnicas de RCP son una serie de maniobras que se realizan para reanimar al paciente que presenta una parada cardiaca y que existen, además, técnicas sencillas que pueden ser ejecutadas por personas que no son profesionales de la medicina y que pueden ser efectivas en la reanimación del paciente.

“La reanimación cardiopulmonar es una maniobra básica que puede ser la diferencia entre el fallecimiento y la recuperación, debido a que la parada cardiaca se relaciona frecuentemente con una arritmia tipo fibrilación ventricular”, destaca Núñez.

Explica que, durante la reanimación, se desfibrila el paciente, que consiste en administrar al corazón una descarga eléctrica controlada, con un desfibrilador, que reinicia la actividad eléctrica cardiaca, haciendo que recupere su ritmo normal.

En el caso de que no se cuente con un desfibrilador tempranamente, la persona que presencie el episodio, no necesariamente médico, puede iniciar maniobras de RCP solo con las manos.

Muerte súbita

Al hablar de la muerte súbita, la especialista explica que es la aparición repentina e inesperada de una parada cardíaca en una persona aparentemente sana y que se encontraba bien las últimas 24 horas previas al suceso.

Arritmia cardíaca

Dice que el principal desencadenante es una arritmia cardíaca, frecuentemente la fibrilación ventricular, en donde se produce una actividad eléctrica cardíaca caótica y desorganizada, incapaz de generar latidos efectivos, por tanto, el corazón deja de bombear sangre, la presión arterial baja y se anula el riego sanguíneo del cerebro y del resto del cuerpo, perdiendo el paciente el conocimiento y la capacidad de respirar.

Si no recibe atención inmediata, la consecuencia es el fallecimiento al cabo de minutos. Sobre las causas, la doctora sostiene que en más del 90% de las personas que padecen una muerte súbita, existe una enfermedad cardíaca justificada, cuya incidencia aumenta con la edad, de ahí la relevancia de la evaluación cardiaca en pacientes que tienen factores de riesgo para enfermedad cardiovascular.

“En personas mayores de 35 años, la causa más frecuente es el infarto de miocardio, (presente en más del 80 % de los casos).

En las personas jóvenes suele estar relacionada con enfermedades cardíacas que pueden afectar tanto al músculo del corazón (miocardiopatía hipertrófica), como a la actividad eléctrica del mismo”, destaca.

Núñez señala que los factores de riesgo asociados con la aparición y desarrollo del infarto de miocardio están directamente relacionados con un mayor riesgo de presentar muerte súbita.

Los principales factores son: consumo de tabaco, presión arterial elevada, diabetes mellitus, aumento del colesterol y obesidad, entre otros.

Explica que un factor muy importante es la presencia de síncope brusco en un paciente con enfermedad cardíaca conocida, debido a que es de los marcadores más importantes de muerte súbita, siendo fundamental hacer una buena historia clínica del paciente e historia familiar.

¿Cómo se hace la RCP?

La doctora afirma que ante una muerte súbita lo primero es solicitar asistencia médica inmediata, informando que se está ante un individuo con parada cardiaca. Posteriormente, valorar que el paciente no responde ni respira, en cuyo caso, se debe iniciar el masaje cardiaco, colocando ambas manos en el centro de su pecho.

La técnica

La especialista explica que hay que comprimir el pecho unos 4-5 cm, a frecuencia aproximada de 120 veces por minuto, intentando que las compresiones sean rítmicas y regulares.

El masaje cardiaco se debe mantener hasta que la víctima recupera el conocimiento o llegue la asistencia médica.

La electrofisióloga detalla que el Centro de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) Cedimat-American Heart Association (AHA), ofrece cursos de reanimación básica y avanzada para personal médico, así como cursos de reanimación utilizando solo las manos para personal no médico.

El objetivo

El objetivo del Centro RCP Cedimat-AHA es fomentar el reconocimiento inmediato de un paciente que presenta una parada cardiaca, la activación del sistema de respuesta a emergencias y el inicio de la RCP de alta calidad, tanto en entrenamiento básico como avanzado, haciendo mayor énfasis en la identificación rápida del posible paro cardíaco.

Entrenamiento especializado

En el Cedimat se aplican, de forma integral, según las recomendaciones de la AHA, las herramientas para fortalecer el manejo integrado en el proceso de reanimación, que es lo que ha demostrado resultados óptimos como supervivencia, seguridad del paciente, calidad y satisfacción.

Con la reanimación, solo con las manos, se proporciona al personal no médico herramientas y conocimientos para poder salvar vidas y evitar una muerte súbita.

Por: El Día

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather