Alimentación saludable y su rol en la prevención de las enfermedades crónicas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby featherReza un dicho que la salud entra por la boca. Es por esto que mantener una buena alimentación podría ser clave para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) como la diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares, entre otras.

El doctor Jimmy Barranco, nutriólogo clínico de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat) asegura que la alimentación forma parte esencial del día a día de las personas y establece que una buena ingesta de alimentos, acompañada de ejercicios y buenos hábitos, es elemental en la prevención de ciertas enfermedades.

Al hablar sobre la incidencia de la alimentación en la salud, el médico establece que la tercera parte de los cánceres están relacionados con la nutrición.

Barranco define la alimentación saludable como aquella que promueve el consumo de frutas, vegetales, pescados grasos y cereales integrales.

Sobre la cantidad, el especialista sostiene que es recomendable consumir por lo menos cinco porciones al día de frutas y vegetales de colores diferentes.

“Las frutas y vegetales en diferentes colores aportan suficiente cantidad de sustancias antioxidades, las cuales son las encargadas de neutralizar o disminuir los radicales libres que dañan las proteínas del cuerpo y las células, favoreciendo el desarrollo de las enfermedades crónicas y el envejecimiento”, sostiene.

Destaca que la obesidad es la principal causa de las enfermedades citadas anteriormente, por lo que aconseja el consumo de alimentos bajos en grasas, como lácteos semi descremados o descremados.

También recomienda el consumo de queso, yogur y dos a tres tazas de leche al día. Sobre el consumo de pescados, el especialista favorece la ingesta de los azules como atún, sardinas y salmón, los cuales son ricos en ácidos grasos omega 3.

A la hora de comerlo, Barranco detalla que deben ser cocinados a la plancha, horneados o hervidos con aceite de oliva. Se debe consumir de dos o tres veces a la semana.

Al hablar sobre las grasas necesarias para el organismo, el médico dice que se deben consumir aquellas de origen vegetal como el aceite de oliva, de aguacate, aceite de canola y las grasas de los pescados azules.

Asegura que las vitaminas presentes en las frutas y vegetales ayudan a metabolizar los demás nutrientes y mantener la piel y las mucosas del aparato digestivo en buen estado, reduciendo el riesgo de padecer infecciones.

El galeno destaca que los buenos hábitos alimenticios deben ser adoptados desde la niñez y que los padres son el primer referente de sus hijos en el camino de la buena alimentación.

“Los niños copian los hábitos de los padres, por lo que si ellos consumen alimentos saludables, es muy probable que sus hijos adopten hábitos sanos”, dice el doctor.

Comidas equilibradas

Para Barranco es elemental que las comidas sean balanceadas, por lo que explica que en cada momento de las ingestas principales (desayuno, comida y cena), el plato debe contener alimentos que aporten proteínas (carne, huevo, leche, queso y pescado), un alimento que aporte carbohidratos, los cuales son necesarios para el buen funcionamiento del cerebro y se encuentran presente en los cereales, víveres, así como las grasas saludables, como el aceite de oliva.

Las fibras

—Reducen riesgos
Las fibras son fermentadas por las bacterias presentes en el intestino, produciendo ácidos grasos, lo que permite reducir el riesgo de padecer hemorroides, enfermedad de Crohn, estreñimiento y cáncer de colon.

La comida de los dominicanos es monótona

Nuestra alimentación es aburrida y monótona, poco variada, por lo que tiene deficiencia de nutrientes, situación que atribuye a la falta de educación.

La gente debe aprender a utilizar los alimentos que tiene y a alimentarse de una manera saludable.

Es importante saber que debemos tener una fuente de vitaminas, las cuales se encuentran en las frutas y vegetales, que además contienen fibras.

También debemos recordar que la ingesta de fibras ayuda a controlar el azúcar, sin importar si se es diabético o no, disminuye el riesgo de diabetes y obesidad, debido a que la sensación de saciedad nos ayuda a comer menos alimentos.

Nutrición balanceada y la práctica de ejercicios

Rutinas. Además de mantener una nutrición balanceada y nutritiva, las personas deben acompañarla de una buena rutina de ejercicios.

Para los que no cuentan con mucho tiempo para acudir al gimnasio o hacer ejercicio al aire libre, Barranco dice que pueden hacer actividades de movimiento tanto en la casa como en la oficina.

Por ejemplo, utilizar las escaleras en lugar del ascensor, en la oficina en vez de utilizar el teléfono, recomienda desplazarse hasta donde el compañero, de ser posible dejar el vehículo un poco más lejos para caminar hacia el trabajo.

En la casa, mientras se ve televisión, se debe aprovechar los cortes comerciales para pararse y estirar las extremidades o caminar de un punto a otro.

Es importantes alejarse de los hábitos tóxicos como fumar y tomar alcohol, así como evitar las bebidas gaseosas.

Por-El DiaFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather