Familiares de joven murió al practicarse lipoescultura trasladarán su cadáver a EU

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby featherLIPOOO-800x450

En un comunicado conjunto con el anestesista Máximo Vásquez, la responsable de la clínica explicó que la paciente Sharilene M. Cedeñopresentó un «laringoespasmo» después de someterse a una liposucción, y que el personal estuvo tratando de reanimarla «durante una hora», e hizo «todo lo posible» para salvarle la vida.

Para los familiares de la joven, la muerte es producto de una mala práctica médica, por lo que han solicitado una investigación, ya que la fallecida había pasado por diferentes pruebas médicas previas a la cirugía que no revelaron problema de salud alguno.

Según el testimonio de los médicos en la nota, cuando sufrió el episodio consistente en la contracción intensa de los músculos de la laringe, la joven fue asistida «con ventilación y una mascarilla, aplicando presión positiva para romper el laringoespasmo».

«A pesar de los esfuerzos de los médicos que le asistieron, la paciente no respondió adecuadamente, bajando el nivel de saturación de oxígeno, por lo que se procedió a realizar una entubación endotraqueal y a la ventilación por esa vía».

Sin embargo, según el comunicado, la paciente «no respondió a la terapia que se le aplicó», para tratar la «insuficiencia respiratoria aguda, y entró en bradecordia, e hizo un paro» cardíaco.

El equipo médico «procedió a la reanimación con el masaje cardíaco y la administración de fármacos, como atropina, adrenalina, e hidrocortisona, se le administró una solución y se aplicó varias veces cardioversión», detalla la nota.

Cedeño, de nacionalidad estadounidense y padre dominicano, viajó junto a una amiga el pasado martes a Santo Domingo para someterse al procedimiento quirúrgico en el citado centro, propiedad del cirujano plástico Edgar Contreras.

Para los familiares de la joven, la muerte es producto de una mala práctica médica, por lo que han solicitado una investigación, ya que la fallecida había pasado por diferentes pruebas médicas previas a la cirugía que no revelaron problema de salud alguno.

Además, el doctor Contreras ya fue objeto de al menos tres denuncias por mala praxis el pasado año y, aunque quedó en libertad bajo fianza, la Dirección General de Habilitación y Acreditación del Ministerio de Salud Pública clausuró provisionalmente los quirófanos de su clínica por incumplir la Ley General de Salud. EFEFacebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather