Senador de EEUU advierte sobre “Guerra Civil” en Nicaragua

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather

EFE
Washington

El influyente senador estadounidense, Marco Rubio, advirtió ayer que el riesgo de “una guerra civil es real en Nicaragua” y cargó contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega por “haberse manchado las manos de sangre” con la represión violenta de las protestas, que han dejado cerca de 351 muertos.

“La posibilidad de una guerra civil en Nicaragua es real”, indicó Rubio, miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, en una entrevista con el programa State of the Union de la cadena CNN.

Como consecuencia de esta hipotética escalada en la crisis que vive Nicaragua, dijo, “podría desencadenarse una crisis migratoria”.

“Socavaría los esfuerzos antidroga en la región. Hay un interés de seguridad nacional directo para EE.UU. en ver democracia y estabilidad en Nicaragua”, agregó el senador por Florida y exaspirante a la candidatura presidencial republicana.

Por ello, lamentó que Ortega dejase pasar la oportunidad de frenar la actual crisis con concesiones democráticas a las demandas de los protestantes. “El mensaje al régimen de Nicaragua de Ortega fue muy claro: Convocas elecciones anticipadas, permites elecciones legítimas, y esto avanza y todo el mundo está bien. Pero si te manchas las manos de sangre, eso ya no es posible. Y han decidido mancharse las manos con sangre”, afirmó.

Rubio adelantó que el Congreso de EE.UU. prepara contundentes sanciones contra el Gobierno de Ortega y sus funcionarios en represalia a sus acciones.

La crisis sociopolítica, que se prolonga durante ya más de tres meses, ha dejado entre 277 y 351 muertos y más de 2.000 heridos en el país centroamericano, según diferentes organismos de derechos humanos.

El malestar en Nicaragua se ha ido gestando durante años con denuncias de fraude de la oposición durante los comicios municipales de 2008 y los dos últimos presidenciales, en 2011 y 2016, en los que Ortega se presentó a la reelección, pese a que en un principio lo impedía la Constitución.

(+)
LA QUEJA DE LA IGLESIA CATÓLICA

El cardenal Leopoldo Brenes afirmó ayer que la Iglesia Católica es perseguida por el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua. Brenes reconoció la persecución que sufre la Iglesia Católica en Nicaragua, donde sus templos han servido de refugio a manifestantes que escapan de los ataques armados del Gobierno local, mientras en todas las iglesias de Latinoamérica se oró ayer por la paz en ese país. “Creo en la iglesia que es una santa, católica, apostólica y perseguida, porque vemos en Iraq, está siendo perseguida, en la India creo que también. Es parte de la iglesia, siempre ha sido perseguida. Nosotros no vamos a estar ajenos”, respondió Brenes al ser consultado por periodistas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinby feather