41 millones se quedaron sin trabajo en AL por el virus

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather

EFELima

La pandemia de la CO­VID-19 ha dejado en Lati­noamérica y el Caribe un récord histórico de 41 mi­llones de desocupados, agravado además por los altos niveles de informa­lidad que han impedido que las medidas de pro­tección adoptadas por sus Gobiernos funcionen a ca­balidad.

Así lo reveló ayer miér­coles el director de la Orga­nización Internacional del Trabajo (OIT) para Améri­ca Latina y el Caribe, Vini­cios Pinhero, quien subra­yó que el confinamiento y el cierre de las economías de Latinoamérica y el Cari­be han causado “un récord histórico, la cifra más alta de desocupación”, desde que hay registros.

Una tasa de desocupa­ción de 13 %, respecto al 8.1 % de 2019, es “bas­tante importante y sin pre­cedentes en la historia”, acotó Pinhero durante la presentación del “Panora­ma Laboral en tiempos de la COVID-19: Impactos en el mercado de trabajo y los ingresos”, informe realiza­do por el organismo pa­ra analizar la situación del empleo en la región.

Nuevos desocupados
El director precisó que a los 26 millones de desocu­pados que buscaban em­pleo en la región antes de la pandemia se han suma­do “15 millones de perso­nas más que han perdido su empleo” durante estos me­ses de cuarentena. Esto re­presenta, “una caída bruta de la tasa de ocupación en todos los sectores”, expresó.

El reporte de la OIT subraya además que un 40 % del total del empleo en la región se de­sarrolla en sectores económi­cos de alto riesgo, como el alo­jamiento, comida y comercio, mientras que otro 17 % lo ha­ce en sectores de riesgo medio-alto, en los que se requieren un menor nivel de capacitación.

Por ejemplo, en Chile, la tasa de desocupación subió al 11.2 %, de marzo a ma­yo de 2020. Además, Amé­rica Latina y el Caribe es la región con mayor contrac­ción en las horas de traba­

 jo en todo el mundo, del or­den del 20 %, equivalente a 55 millones de puestos de trabajo a tiempo completo, considerando una semana de 40 horas promedio.

Informalidad
Pinheiro atribuyó este re­sultado en Latinoamérica a “los altos niveles de infor­malidad”, que generarán empeoramiento de las con­diciones de trabajo y de los niveles de pobreza.

A diferencia de Europa y Asia, “donde el aislamiento ha funcionado bien en algu­nas partes”, en Latinoaméri­ca “no fue posible controlar, porque hay una población que no puede generar ingre­sos para sustentar el aisla­miento”, afirmó Pinheiro.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinby feather